Sobre mi

Martin Almiron

Martin Almirón, nací en Buenos Aires y aunque el tango de algún modo siempre estuvo ahí, no fue hasta 2009 cuando comienzo a bailar regularmente, dando mis primeros pasos en clubes sociales y profundizando en esta apasionante forma de expresión.

Hasta entonces mi vida profesional giró en torno a la actividad deportiva, principalmente en el campo de las artes marciales, conocimientos que me han servido para entender con mayor facilidad la mecánica corporal y enriquecer también mis clases.

Si tuviese que señalar a la persona responsable de mi acercamiento definitivo al tango, esa sería Luis Herrera, milonguero de años, pues fue él quien me alentó a tomar esta senda. Mi forma de bailar es fruto tanto de la observación como de la práctica en las múltiples milongas que he tenido oportunidad de frecuentar en distintos países, Italia, Alemania, España, Portugal, Francia y cómo no, Argentina.

En el Oviedo Milonguero quiero acercar el Tango a todas las personas, no puedo ocultar mi pasión por este Tango social y Milonguero, cuyo epicentro es el abrazo del que nace la conexión, la caminata y ese movimiento al unísono que es en definitiva la mejor definición de este baile.

Ya instalado en este rinconcito de España que es Oviedo, será en 2011 cuando decido iniciarme en la docencia y ayudar de algún modo al crecimiento del tango, organizando clases, flashmobs, milongas en la calle y poniendo el germen de lo que actualmente es el “Oviedo Milonguero”, que cuenta con Milongas semanales para disfrute de todos los aficionados locales y visitantes y un evento anual “MILONGUEROS” que se realiza en agosto y el "OVIEDO TANGO FESTIVAL" que se realiza en diciembre.

Mi intención no es otra que crear una comunidad tanguera, con todo lo que conlleva, a la gente, pues considero que se trata de un patrimonio demasiado valioso como para no tenerlo al alcance del abrazo.